jueves, 4 de abril de 2013

BREVERISMOS. JUEVES 4 DE ABRIL DE 2013


Hablemos de libros, me dijo un amigo analfabeto que utilizaba un libro mío para calzar una mesa que cojeaba. Tuve una vida tan intensa, allá en mi Chechenia natal, que a los diez años ya había terminado el tomo décimo cuarto de mis Obras Completas. 

Pero cegado por la fama y el dinero obtenido por las disparatadas ventas de mis libros caí en una espiral de vicio y corrupción –espiral maravillosa, por cierto- sin tener la precaución de prever el futuro.


Pero el dinero y las ideas se agotaron porque, aunque apuntaba para genio de la literatura, arrastrado por el alcohol, diversas sustancias y la compañía de bellas señoritas, no volví a escribir nada más. Y de aquel niño extraordinario, y apuesto y rico joven, esto es lo que queda, que esta es mi verdadera imagen hoy día.




En fin, pasemos a mis Breverismos, afortunadamente escritos cuando aún me funcionaban las meninges.

Breverismos

267)  MALA SUERTE     
-¡Qué mala suerte!  –se lamentó el poeta- Ayer, cuando llegó la Musa, me encontró durmiendo… y se fue.

481)  FRANCO Y FAULKNER
10.000 personas le dijeron que de frente se parecía a Franco… y solamente una que de perfil se parecía a Faulkner. Así que decidió caminar el resto de su vida de perfil. Pero lo que más le molestaba es que todos, al verlo pasar por la calle, dijeran: Anda, mira, Franco caminando de lado.

 542)  LINGÜISTA
-Deja de rebuscadas metáforas y explícate con sencillez y claridad.
-Muy bien: Eres imbécil. No te soporto. Ni un día más. Me voy. ¿Está claro? –le espetó a su marido la lexicóloga experta en circunvalaciones lingüísticas, famosa por cincelar cada palabra que decía.

Recomendación de hoy

Hoy recomiendo especialmente un libro del escritor más lúcido, brillante y agridulce de la literatura española actual: me refiero, naturalmente, a mi querido Enrique Vila-Matas. Y de entre su imprescindible obra recomiendo la titulada París no se acaba nunca… que no será la última obra suya que recomiende. Editado por Anagrama en 2003 ha sido traducido, que yo sepa, a 12 idiomas.


Este libro relata los días bohemios de Enrique en París, viviendo en una buhardilla alquilada nada menos que a Marguerite Duras. Siguió los pasos de Hemingway por la ciudad, a través del libro Paris era una fiesta, del sobrevalorado escritor estadounidense. Enrique nos cuenta, con ironía, prosa hilarante y a la vez amarga, pero sobre todo con divertido pesimismo, la estancia en París del joven escritor que era antes de convertirse en el grandísimo escritor que es hoy.


      Creedme, Vila-Matas es el más grande. Quizá solo se le acerque Javier Marías, con la diferencia de que a Marías le falta el enorme sentido del humor y la impecable gracia de Enrique.

PALÍNDROMOS

En su libro de relatos publicados en prensa, recopilados en el libro Desde la ciudad nerviosa, Enrique habla de palíndromos en el artículo que lleva como titulo un palíndromo: Acá solo Tito lo saca, que, además, escribió Augusto Monterroso ante él.
     Y estos son los que cita:
Adán no calla con nada
Así me trae Artemisa
A ser gitana, tigresa
Salta Lenin el Atlas
A su mal no calla con la musa
Orujo, lo juro

Mañana, más de todo.









1 comentario:

  1. Vila-Matas es el más grande. Te quiero, tío

    ResponderEliminar